Close

How to Play

Tight, agresivo, loose… ¿Cuál es su estilo de poker?

Un pensamiento táctico y firmes cálculos son clave en el poker, no obstante esto no significa que la personalidad no influya en el juego. A medida que juega más, podrá identificar los diferentes estilos de juego según la forma de jugar de apostar, subir o retirarse de los demás jugadores. Poder identificar estos estilos tanto en los otros jugadores como en uno mismo es de suma importancia para tener éxito.

Aquí explicamos los tres estilos clave de jugar al poker. Haga clic en ellos para informarse:

Juego tight

Jugar tight significa mantener un control firme del número de manos que se juega, o jugar pocas manos. Se debe a que se estima que solo alrededor del 10%-25% de todas las manos de poker merecen la pena jugarse. No obstante, en la categoría de juego tight hay una amplia gama desde agresivo hasta pasivo que es necesario entender.

Jugar contra jugadores tight puede ser difícil, pero hay algunas técnicas que pueden ayudar. Aquí le explicamos cómo jugar contra diferentes tipos de jugadores tight:

Juegue como juegue, pronto se encontrará con jugadores tight. Controlan mucho el número de manos que juegan y solo se quedan en la mano si están seguros de tener buenas manos. Pueden ser lo oponentes más complicados, ya que es más difícil sacarles algo. Así que aprender a jugar con jugadores tight es esencial en el poker.

Contra el tight-agresivo

Este tipo de jugador se suele considerar el jugador más potente en el poker. Son tight porque solo juegan cuando tienen una mano buena, y son agresivos porque cuando se meten a la acción suben en vez de igualar. Si quiere seguir en el juego, esto le obligará a pagarlo por lo que es mejor estar seguros de tener una buena mano.

Puede ser que la forma más sencilla de combatirlos sea retirarse cuando comienzan a apostar. Sabe que tienen una mano buena, no se enfrente. Si tienen un oponente que parece invencible, no hay que avergonzarse de dejarle el camino libre.

Si por otro lado, le apetece enfrentarse a este supuesto oponente invencible, debe saber cómo hacerlo correctamente. Jugar de forma loose-agresiva es el mejor enfoque, pero se trata de una táctica que requiere habilidad y seguridad para poder salir de la jugada victorioso. Este enfoque no vale si usted se considera principiante.

Jugar loose significa que jugará una selección de manos más amplia, incluidas menos buenas. Aunque signifique que menos manos tendrán tanta fuerza al final del juego, también creará inseguridad en los demás sobre lo buenas que son sus propias manos. Luego puede aprovechar esta incertidumbre.

La ventaja de los jugadores loose-agresivos sobre los tight-agresivos es que los últimos suelen sobrestimar sus manos. Lo hacen jugando equivocadamente según lo buena que sea su mano antes del flop y olvidando que lo que podía parecer una buena mano puede no ser tan buena tras el flop.

Mientras los jugadores loose-agresivos pueden utilizar su reputación para jugar manos que no siempre son demasiado buenas para obligar a menos jugadores a retirarse, asegurándose así un bote mayor. Por otro lado, al apostar agresivamente pueden obligar a otros jugadores a retirarse aumentando el "valor de retirarse", el dinero del bote y el número de jugadores que compiten por él.

Es importante recordar las posiciones al jugar contra jugadores loose-agresivos. Jugará mucho más en la arriesgada posición inicial que con los tight-agresivos.

Contra el tight-pasivo

Ahora que tenemos al chacal, el tight-agresivo, fuera de juego, es hora de enfrentarnos al menos amenazante estilo tight-pasivo. Alguien que juega así también jugará solo con buenas manos (es decir, juegan tight), aunque apostarán o subirán pocas veces. Estos jugadores tienden más a igualar o pasar. Esta timidez hace que a los jugadores tight-pasivos se les pueda echar del bote con relativa facilidad. El consejo clave es ser agresivo al enfrentarse a ellos.

Contra una mesa tight

Jugar contra un solo jugador tight-agresivo puede ser complicado, pero por lo menos puede ser firme y retirarse cuando empieza el combate. Es mucho más difícil jugar con éxito contra toda una mesa de jugadores tight.

Probablemente lo más sencillo sea levantarse e irse. Si esto no le atrae o no puede hacerlo, hay algunos consejos que pueden ayudar.

Suele ser más fácil leer a los jugadores tight que a los loose ya que solo apuestan y suben si tienen una buena mano. Aprovéchelo y no tema subir los botes ya que esto les espantará si tienen una mano débil. Por otra parte, si suben usted debe ser precavido y retirarse ya que esto suele indicar que tienen una mano muy buena.

Los jugadores tight tienden a evitar apostar si el flop es mayormente cartas bajas, ya que esperan una mano mejor y superior. Esta es su oportunidad para apostar y echarlos del bote. También debe aprovechar su posición en la mesa. Cuanto más posterior sea su posición, más fácil le será leer a los oponentes que apuesten al principio ya que sus apuestas suelen indicar el valor de sus manos, lo contrario que en una mesa loose donde los jugadores apuestan también con manos débiles.

Jugadores loose

Si juega demasiadas manos, juega loose con sus fichas. Y como con el juego tight, su estilo de apuestas determina el tipo de jugador loose que es. Los jugadores que tienden a jugar demasiadas manos y apostar firmemente se conoce como jugadores loose-agresivos, y los que juegan muhas manos pero sin respaldar el juego con apuestas firmes se llaman loose-pasivos. Aquí explicamos cómo enfrentarse – y derrotar – a ambos estilos.

¿Qué hace a un jugador loose? Son los jugadores que parecen que tiran el dinero y presionan a los demás. Es porque juegan más manos de lo que se considera normal. Saben que suelen estar en una mala posición pre-flop por lo que suelen jugar agresivamente para forzar a los demás a retirarse o se ponen en una posición para ganar un gran premio cuando tienen una buena mano. Dejar poco espacio para respirar a sus oponentes y siempre cuestionan si uno está seguro, realmente seguro, de querer seguir con la mano.

Pros de jugar loose

Hay dos ventajas principales de jugar loose:

  1. Se llevará muchos botes pequeños y abandonados cuando los demás se retiren.
  2. Se cultiva una apariencia de nunca tener nada bueno, lo cual es positivo cuando se tiene algo fabuloso

¿Entonces debemos todos jugar como cañones loose?

La respuesta es no. El peligro de jugar así en partidas de límites bajos es que a nadie le importa igualar más por lo que es más probable llegar hasta el showdown donde depende de su mano. También se está en una posición más débil pre-flop y se debe realmente superar a los oponentes, lo cual es más difícil de lo que parece.

Para que jugar loose funcione, debe poder leer las manos y a los jugadores muy bien. Debe enfocarse en los jugadores adecuados para hacer faroles y poderse arriesgar a soportar la presión.

Cuándo jugar

Si está decidido a jugar loose, aqui tiene un par de cosas a tener en cuenta:

  • Tendrá una imagen muy específica en la mesa. Aunque esto puede ser ventajoso con una buena mano, recuerde que los jugadores se darán cuenta pronto y jugarán de forma más agresiva con la esperanza de obligarle a un showdown.
  • La posición es la clave. Actuar en una posición lo más tardía posible no es una simple ventaja sino una obligación
  • Juegue loose en partidas deep-stack. Tiene más posibilidades de apostar para que los jugadores se retiren tras el flop en las partidas con pilas superiores a 30 veces la ciega grande.

No se quede atrás

¿Cómo jugar contra un LAG (jugador loose-agresivo)? Puede intentar un par de cosas:

  1. Acobárdese. Manténgase fuera de su camino. Es mejor perder un poco de imagen que muchas fichas.
  2. Iguale. Si el LAG juega para ganar un gran premio, subiendo y haciendo re-raises, iguale para limitar el daño
  3. Fuércelos fuera del juego loose. Si su oponente juega por botes pequeños, oblíguelo a jugar con apuestas mayores. Quizás no tengan la valentía de aceptar su reto

Cómo jugar contra maníacos

Los maníacos son los jokers o comodines de la bajara. Estos jugadores juegan muy loose pero a diferencia de los loose-agresivos que apuestan firmemente y, es de esperar, de forma sensata, los maníacos intensifican sus apuestas de forma incontrolada y sin reflexionar. Cómo darle sentido a esta confusión.

Con ojos raros y pelos alborotados quizás no, pero los maníacos pueden ser un torbellino de destrucción por las plácidas aguas de la estrategia y técnica que que surcan por el poker.

¿Quiénes son estos locos?

Como un jugador loose con ganas de gastar, los maníacos juegan más manos, apuestan más, suben más y hacen incluso más re-raises hasta que se llega a jugar con apuestas sustancialmente más grandes. Este tipo de juego alocado cambia toda la dinámica.

Cómo detectar a un maníaco

Así es cómo detectar a un jugador maníaco:

  • Tienen más fichas de lo normal en la mesa
  • Juegan más manos de lo normal
  • Suben y hacen re-raises más de lo normal
  • Farolean mucho más de lo normal

Cómo derrotarlos

Hay un par de formas de enfrentarse a un maníaco:

  1. La posición es algo crucial. Si puede siéntese justo a la izquierda del maníaco, pero nunca justo a la derecha. Juegue tight en una posición inicial y agresivo o tight-agresivo en una final
  2. Consiga una mano mejor. Puede parecer obvio, pero si tienen una mano estupenda puede persuadir al maníaco a meter dinero en el bote subiéndoles y haciéndoles re-raises.
  3. En un juego tight, pase e iguale o haga check-raise más a menudo. Provoque faroles e iguale las apuestas del maníaco
  4. En un tipo de juego estándar, haga re-raise más a menudo para aislar al maníaco. Iguale las apuestas y las subidas
  5. En un juego agitado, no intente aislar al maníaco. Juegue más a menudo los conectores del mismo palo, las parejas y las manos con ases del mismo palo. Pase e iguale cuando las probabilidades estén de su lado.
  6. Jamás, jamás, jamás intente farolear con un maníaco

Contentos pero sin fichas

Así es como se mantiene contento a un maníaco mientras se lleva todo el dinero. Por definición, los maníacos suelen ser perdedores ya que juegan demasiado. Su objetivo es divertirse, ganen o no, así que déjelos. No sea malo ni haga comentarios negativos ya que se llevarán el dinero rápidamente a otra mesa. Déjelos pensar que pueden dominar la mesa y que le pueden manipular fácilmente, ¡y luego láncese en los bote grandes!