Close

How to Play

Cuánto apostar y con cuánto contribuir al bote en el poker

Aprender cuánto se debe apostar es una habilidad crucial al jugar. Apostar la cantidad correcta garantizará que gana más manos y sufre menos si las cosas no salen bien. Hay muchos factores a tener en cuenta al decidir cuánto se debe apostar.

Es muy importante apostar la cantidad correcta – ya que los errores cuestan mucho. El tamaño de la apuesta debe estar relacionado con su posición en la mesa y el estado de sus cartas y del flop.

Primero hay que decir que una apuesta estándar antes del flop (se suele decir que una apuesta pre-flop debe ser 3 veces la ciega grande) puede ser una táctica peligrosa ya que solo con que otros cuantos jugadores igualen su apuesta el bote crecerá tan rápidamente que muchos otros jugadores querrán competir para ganarlo. Además, no podrá valorar las manos de los otros jugadores ya que todos apostarán teniendo en mente un bote grande y no lo buena que sean sus manos.

Significa que debe jugar más agresivamente para atemorizar a los jugadores que tengan una buena mano para el bote. Una apuesta mayor también le permitirá ver qué jugadores tienen buenas manos ya que solo ellos seguirán jugando. Si hace una apuesta grande, significará que quien quiera seguir en la mano tendrá que aumentar su apuesta, por lo que el bote crecerá enormemente. Úselo para su ventaja.

Es hora de tratar con detalle dos de los aspectos más importantes de las apuestas:

Apuestas de valor

Así que tiene una buena mano, pero... ¿lo suficientemente buena? Aquí le mostramos cómo decidir si sus cartas merecen la pena apostar, incluido:

Proyectos y manos ganadoras

En el poker, solo hay dos tipos de manos – las manos ganadoras y los proyectos. Sin tener en cuenta sus cartas, cualquier mano que no sea la mejor mano es técnicamente un proyecto (porque espera que se convierta en la mejor mano más tarde).

Así que si su mano no es la ganadora (aún), deberá decidir si el proyecto merece la pena seguirlo, y de ser así, cómo va a apostar. Esto depende de dos factores:

  1. ¿Cuántas cartas posibles hay para conseguir la potencial mano ganadora?
  2. ¿Es grande el bote? O aún mejor, ¿llegará a ser muy grande el bote?

También tiene que decidir qué tienen sus oponentes, o qué podrían tener. Esto le dará las probabilidades implícitas inversas – las posibilidades de que la carta que forme su mano pueda darle a su oponente una mano aún mejor.

Cálculo de las posibles cartas del proyecto

Mostremos cómo funciona esto con algunos ejemplos.

Ejemplo de Mano 1

Flop: J♥ 9♥ 2♣
Su mano: Q♦ 10♠

No hay mucho sobre lo qué basarse. El jugador que ha subido pre-flop ha sido agresivo, por lo que usted piensa que tiene una pareja superior. Otros dos jugadores han igualado su apuesta y han subido, por lo que pueden tener un proyecto de color.

¿Cómo calcula las posibles cartas de su proyecto en este caso? De cada ocho cartas con las que pueda formar la escalera, tres no son buenas (cualesquiera dos que puedan formar el color del jugador que ha igualado y la carta superior con la que el jugador que ha subido pueda conseguir el trío). Eso le deja con cinco posibles cartas en total.

Ejemplo de Mano 2

Flop: J♣ 6♦ 5♣
Su mano: A♣ K♣

Aquí tenemos nueve posibles cartas claras (nueve tréboles) y dos cartas superiores, así que son seis posibles cartas más. Si sale un as o un rey, debe ser suficiente para ganar el bote.

Pero si dos jugadores igualan su subida en el botón, puede ser que tengan K-J o A-J. Uno de ellos incluso puede haber conseguido un trío en el flop.

Ya que las cartas superiores son dudosas, una buena regla es dividirlas por al mitad. Así que tres posibles cartas en vez de seis – 12 en total.

Como se puede ver, calculas las posibles cartas no es una ciencia exacta, pero es la mejor forma de decidir si seguir adelante o no. Se podría decir que con un mínimo de ocho posibles cartas, puede apostar fuerte en el flop. Su mano es lo suficientemente buena como para llegar hasta el river. De hecho si está en posición, haga todo lo posible para intentarlo y llevarse una carta gratis en el turn.

Tamaño del bote

Tras saber las posibles cartas para su proyecto, debe calcular las probabilidades del bote. Recuerde que no nos importa lo grande que es el bote – nos importa lo grande que llegará a ser. Así que debe preguntarse, ¿van a seguir sus oponentes añadiendo fichas? ¿Hará lo mismo en el turn (especialmente si forma su mano) el jugador que le iguala en el flop?

Si las probabilidades del bote son buenas, debe seguir jugando. De hecho, si no lo hace está perdiendo dinero. Pero recuerde siempre las probabilidades implícitas inversas.

Ejemplo de Mano 3

Uste subre pre-flop y cuatro jugadores igualan, así que decide igualar desde la ciega grande.

Su mano: 8♥ 9♥
Flop: 10♥ J♣ 4♠

Quizás haya conseguido en el flop un proyecto de escalera abierto, pero no se emocione mucho. Si el jugador que subió pre-flop tiene A-K (que no es poco probable), una reina sería mala noticia. Así que juegue la mano como si solo tuviera cuatro posibles cartas.

El valor es relativo

Las segundas mejores manos tienden a ser caras, así que asegúrese de que si consigue su carta superior, nadie más tiene doble pareja – o si consigue doble pareja que nadie haya conseguido una escalera y así sucesivamente.

También existe la posibilidad de perder el proyecto en las siguientes calles (al convertirse los tríos en full houses y los colores en mayores). Así que si su mano parece lo suficientemente buena, debe pensar qué hacer para avanzar ahora - o espera y potencialmente perder la ventaja.

Reglas de la mesa

Mucho dependerá también del estilo de juego en la mesa. Por ejemplo:

  • ¿Es la mesa muy loose o tight después del flop?
    Cuanto más tight sea la mesa, más cuidadoso debe ser para seguir el bote, y viceversa.
  • ¿Es la mesa pasiva o agresiva tras el flop?
    Una mesa agresiva hace que seguir el bote sea caro. En una mesa pasiva, se enfrentará a menos re-subidas y conseguirá más cartas gratis.
  • Si sigue y pierde, ¿puede farolear?
    Por supuesto que sí – pero no farolee con un mal jugador o alguien a quien no se pueda farolear. Asegúrese de que el farol tiene sentido. Si farolea y le cogen, retírese - es buena publicidad.

Generalmente cuando se sigue un bote, tiene sentido ser agresivo. Si va a igualar, ¿por qué no subir? Los semi-faroles son una jugada bastante buena y eliminarán a muchos oponentes.

Cuándo igualar por valor

Lo sabemos – igualar es duro. Al crear su seguridad como jugador, lo último que quiere hacer es enfrentarse a un jugador y perder.

De hecho, eso es exactamente lo que debe hacer. Si los demás saben que está preparado a jugar cartas marginales, le producirán más dinero cuando tenga una mano buena.

Lo más importante es que su apuesta tenga sentido, según el estilo de juego y gama de manos de su oponente en esta situación. Si a su oponente no le importa apostar con un as de carta alta o pareja en el turn, podrá calcular a qué se enfrenta. Por lo general, cuanto más agresiva sea la apuesta, con más razón debería igualar. Y si tiene razones para pensar que su oponente está faroleando – y las probabilidades del bote son correctas – definitivamente debe igualar.

Ejemplo de Mano

Se enfrenta a un jugador head-to-head con un flop de 9♠ 7♠ 4♣. Su oponente apuesta $4 y usted iguala con 5♠ 6♠. El turn es 5♦ y ambos pasan. El river es J♥ y su oponente apuesta $8.

Ahora hay $68 en el bote, y se necesitan $16 para igualar. Así que incluso si solo tiene una probabilidad de tres de tener la mejor mano, es correcto igualar.

Apuestas de continuación

Tiene una mano fabulosa, ha apostado y el flop… bueno, lo arruina todo. ¿Y ahora qué? Aquí le enseñaremos todo sobre las apuestas de continuación y cómo le pueden salvar del apuro:

¿Por qué hacer una apuesta de continuación?

En resumen, una apuesta de continuación es cuando apuesta antes del flop porque tiene una buena mano, luego aparece tres cartas que no le sirven para nada y apuesta otra vez – en lugar de pasar o retirarse – para mantener la imagen de que su mano aún es buena. Las razones son sencillas:

  1. No quiere darle a los demás jugadores la impresión de que confíaba en que el flop le ayudara.
  2. Hace la segunda apuesta con la esperanza de que los demás se retiren debido a la seguridad mostrada.

Es una buena jugada si se utiliza adecuadamente, le permite ganar muchos botes a los que no tiene derecho solo por haber mostrado seguridad. No obstante, muchos jugadores no entienden la teoría que respalda las apuestas de continuación y creen que siempre debe ser la mitad del bote. Pero no es así.

¿Cuánto?

En las partidas y torneos con muchas fichas, una apuesta de continuación de la mitad del bote no suele ser suficiente para conseguir lo deseado. Si la apuesta no amenaza llevarse gran parte de sus fichas, sus oponentes igualarán con manos marginales como proyectos de color o parejas medias, con la esperanza de que la suerte les sonría y le ganen. Incluso es posible que igualen para farolear más tarde – un desastre total para usted.

Por lo tanto, verá que al hacer una apuesta de continuación es mejor asegurarse de que su apuesta post-flop sea lo suficientemente grande como para aremorizar de verdad a todos los oponentes excepto a los más seguros.

Jugar así tiene una gran ventaja ya que es una táctica que depende mucho del contexto por lo que no lo podrá hacer continuamente para que piensen que es muy predecible, y podrá espantar a la mayoría de jugadores bastante rápidamente y llevarse algunos botes fáciles mientras continúa la partida o torneo en cuestión.

Veamos un ejemplo. Se sienta en una mesa, y le reparten un A♠ y un K♥. Son buenas cartas iniciales, y por ahora no sabe qué será el flop, así que hace la apuesta con seguridad. No una apuesta enorme, pero suficiente para demostrar que tiene seguridad en sus cartas.

Cuando viene el flop son todo cartas bajas (2-7-4) que no le sirven de nada. No tema, ahora es cuando se hace la apuesta de continuación – una bastante más grande que la inicial. Eso le dice "Me estoy arriesgando", pero a los demás les dice "este jugador acaba de confirmar sus expectativas y quizás haya que dejar pasar esta vez".”

Los beneficios de una apuesta de continuación

Mostrar seguridad de diferentes formas mientras se juega el poker es algo muy valioso porque se va creando una imagen de jugador que apuesta bien cuando hay buenas probabilidades. Está claro que hacer apuestas de continuación en todas las manos finalmente no funcionará ya que los demás se darán cuenta que solo se arriesga para intimidarles. Pero hacerlo con una mano como la anterior – buena, cartas altas sin pareja – es lógico ya que es casi imposible que ocurra siempre que le repartan las cartas.

Lo único que hay que recordar con este tipo de táctica es el enorme riesgo que conlleva. Tal como se ha indicado anteriormente, una apuesta de continuación (una parte de fichas suficientemente grande para parecer que tiene seguridad en sus cartas) más su apuesta pre-flop significa que se quedaría sin muchas fichas en caso de que alguien iguale con mejores cartas.

Es una buena jugada que no debe estar dispuesto a hacer si no puede jugar con pocas fichas al igual que con fichas suficientes como para probar este atrevido farol. Cuando funciona, es como todos los momentos del poker en que consigue algo como si fuera miembro de Ocean's Eleven. La apuesta de continuación es la herramienta de los buenos faroleros – utilícela.

Botes secundarios

Cosas que aprenderá:

  • Qué es un bote secundario vacío
  • Razón por la que se piensa que no se debe apostar con un bote secundario vacío
  • Cuándo apostar - y cuándo pasar

Es una de las primeras cosas que se aprende al jugar poker en torneos: no apostar en un bote secundario seco.

La gente dice que si usted y un oponente llegan al flop cuando un tercer jugdor ha hecho all-in, generalmente no debería apostar - ya que es más importante eliminar a este jugador que ganar unas cuantas fichas.

Esto se ha convertido en una de las falacias del poker. De hecho, hay muchas situaciones en que es correcto apostar en vez de intentar eliminar a un tercer jugador. Veamos algunas situaciones en que es correcto apostar en un bote secundario - y otras donde es mejor cuidarse de las fichas.

Cuándo no apostar

Primeramente, hablemos de las situaciones donde es verdad seguir la sabiduría popular. Es decir, cuándo no se debe apostar en un bote seco:

Una de las situaciones es cuando se está en las fases de la burbuja de un torneo o cuando se está en una fase del torneo donde está a punto de haber una gran subida en el bote. Entonces, su principal objetivo es elimnar a jugadores. Se debe a que gana dinero siempre que se elimina un jugador.

Por ejemplo, imagine que juega en un torneo donde 27 puestos consiguen premio y quedan 28 jugadores. El jugador del puesto 27 se lleva $10,000, y el del 28, nada.

Si usted y otro jugador están en el bote y un tercer jugador hace all-in debe hacer lo que sea necesario para eliminar al oponente que ha hecho all-in.

Por lo general significa pasar durante la mano para que exista la máxima posibilidad de eliminar al tercer jugador (si su mano no elimina al jugador all-in, puede ser que lo hagan las manos de sus oponentes). Así que, en general, solo debería apostar con una mano buena como un trío, una escalera o color - manos que tienen casi garantizado ganar el bote.

Si el tercer jugador queda eliminado, acaba de ganar $10,000 en dinero real. Pero si hubiera apostado, es posible que no hubiera eliminado a ese jugador - e incluso puede haber arriesgado salir de la burbuja usted mismo. Obviamente esta alternativa le cuesta más dinero a largo plazo y es algo que debe evitar.

Está claro que hay situaciones donde no debe apostar sino intentar eliminar a otros jugadores.

No obstante, el gran error que muchos jugadores cometen es aplicar este consejo a todas las situaciones de torneos, en vez de solo a torneos específicos. Lo ven como un consejo universal porque no entienden totalmente el concepto.

Cuándo apostar

Utilicemos la misma situación, pero ahora quedan 500 jugadores, y de nuevo hay 27 puestos con premio. En este caso, eliminar a un jugador no tiene casi ningún valor - no hay grandes cambios en el bote ni grandes diferencias en los premios sobre las que preocuparse. Es estupendo enviar a alguien fuera, pero aún quedan otros 472 jugadores a quienes eliminar antes de llegar al dinero.

Por lo tanto, debe hacer cualquier jugada que tenga el mayor valor en dicho momento - su equidad general en el torneo todavía no es importante. A menudo, esto significa proteger su mano apostando, sin tener en cuenta si hay bote secundario o no.

Veamos un ejemplo:

  • Las ciegas son 100/200, y el Jugador A hace all-in con 1,500. Pasa a usted en el botón y usted iguala con A♣ Q♠. El jugador de la ciega grande también iguala, ascendiendo el bote a 4,600
  • El flop es Q♣ 9♥ 8♥, con lo que usted tiene una pareja mayor con un kicker superior- una buena mano. El jugador de la ciega grande pasa. Recuerde, el Jugador A sigue all-in
  • Ahora es su turno. Esta es la situación en que si fuera la burbuja, definitivamente tendría que pasar. No le importaría mucho si el jugador de la ciega grande tuviera algo como A♥ 10♥ y consiguiera un color o una escalera - porque al menos el tercer jugador saldría y usted habría conseguido algún dinero.
  • No obstante, en las primeras fases de un torneo, casi siempre debe apostar. En este momento, ganar ese pot de 4,600 es mucho más importante que eliminar al jugador que ha hecho all-in y le molestaría dejar a su oponente conseguir un color o una escalera y ganar la manos gratis.
  • Por lo tanto, debe proteger su mano haciendo una apuesta grande y hacer que su oponente pague para conseguir su proyecto.
  • Ya que la mayoría de los jugadores no apuestan generalmente cuando no hay bote secundario y un jugador ha hecho all-in, recuerde que si le igualan en esta situación no es probable que su oponente tenga una mala mano. Si le igualan con una mesa de mala pinta como Q♣ 7♥ 2♦, debe tomárselo con calma según la oposición típica. Si le igualan con una mesa con muchos proyectos y llega un proyecto, debe ser cuidadoso.

Como puede ver, el poker no es tan simple como algunos dicen. Los consejos generales como "no apueste con un bote secundario vacío en un torneo de poker" no se deben tomar literalmente, así que la próxima vez que oiga al Capitán Casino y su armada de re-buys ofreciendo lecciones de poker como esta en la mesa, piense lo que dicen con más detalle. Pruebe a averiguar si los conceptos subyacentes son correctos - y por qué - antes de aplicarlos usted mismo. Tal como demuestra esta regla, esta sabiduría popular no siempre es fiable.